Loading...
Estás aquí:  Home  >  Opinión y análisis  >  Artículo actual

Consideraciones financieras ante la LOPySRM

Por   /  5 agosto, 2019  /  Sin comentarios

    Print       Email

Por Carlos Santillán Doherty, Presidente del Comité Técnico Nacional de Infraestructura IMEF | contacto@ciao.com.mx

A principios del 2019, la Comisión de Infraestructura de la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados, presidida por el Diputado Ricardo Exsome, decidió reformar la Ley de Obras Públicas y Servicios con las Mismas (LOPySRM), por lo que organizaron diversos eventos, entre ellos foros de consulta, donde el Comité Técnico Nacional de Infraestructura (CTNI) del IMEF participó, hecho por el cual estamos agradecidos con los diputados, en particular con Ricardo Exsome, por la apertura y honestidad intelectual de tomar la opinión de todos los que tenemos que ver con la infraestructura y no sólo de quienes la construyen.

En general, nuestra posición al respecto es que, si bien es correcto actualizar esa Ley, nos parece que el esfuerzo legislativo no debe quedar ahí: es necesario dar un amplio marco legal y claro, a todo el Ciclo de Desarrollo de la Infraestructura, como se describe en el documento de la SHyCP: «Recomendaciones para fortalecer el ciclo de desarrollo de infraestructura en México«, en el cual se recoge nuestra opinión técnica.

El posicionamiento del CTNI del IMEF ante la reforma a la LOPySRM, destaca los siguientes puntos, a saber:

A. Infraestructura como servicio. El fin último de la infraestructura debe ser brindar un servicio a la población y/o a sectores productivos para los cuales fue planeada; la infraestructura debe hacerse porque se requiere. Si hay una demanda real, habrá buenos resultados económicos y financieros.

B. La eficiencia de las inversiones depende de todo el Ciclo de Desarrollo de la Infraestructura, y no nada más de su obra. Es positivo que se pretenda reformar la LOPySRM y con gusto colaboraremos en ello, sin embargo, el desempeño económico-financiero de las inversiones en infraestructura no empieza ni termina con sus obras: se debe a lo que ocurra a todo lo largo de su “Ciclo de Desarrollo”. Por lo mismo, hay que generar todo un marco legal que abarque a todo este Ciclo -no nada más a la obra y sus necesidades- y así se asegure la eficiencia de las inversiones, como lo dispone nuestra Constitución. La obra de una infraestructura, bien protegida por una eficiente y reformada LOPySRM, puede ser de calidad y rentable para las constructoras, pero puede ser que -aún con ello- la infraestructura no funcione, ni operativa, ni legal, ni económico-financieramente.

C. Infraestructura para fondear más infraestructura. Todas las obras de infraestructura, además del servicio y beneficios que prestan a la población y sectores productivos, tienen un valor de rescate, sobre todo si son bien gestionadas (lo cual debería estar previsto en la ley). La suma de todos estos activos contribuye con la riqueza de México y habilita, bajo distintos esquemas -incluso sin privatizar- otras posibilidades de financiamiento, ya sea para la modernización de la propia infraestructura de que se trate o de otras nuevas obras de infraestructura o servicios públicos.

D. Ciclos de la Administración Pública vs. Ciclos de Desarrollo de la Infraestructura: necesidad de un organismo para la gestión de la infraestructura. El Ciclo de Desarrollo de la Infraestructura es largo, pues suma los tiempos de planeación, estudios, proyecto, construcción y operación (pueden ser hasta 100 años en algunos casos). Por su parte, los ciclos de la administración pública son cortos y no acompañan en forma ni eficiente, ni adecuada, a los de la infraestructura, y por eso se hace necesario crear una institución del Estado que sí lo haga (lo cual, por cierto, está probado en otros países), un organismo que gestione la infraestructura pública.

E. Seguimiento a las Inversiones. Las prácticas de Building Information Modelling (BIM), que son más una cultura y «forma de hacer» que una aplicación informática, pueden ir limpiando vicios a lo largo del proceso de gestión del Ciclo de Desarrollo de la Infraestructura, y permiten un seguimiento ágil y una debida gestión de los activos que transparenta la participación de los distintos actores. Nosotros estamos a favor que estas prácticas se incluyan en la Ley.

Consideramos que como sociedad, nos debemos dar el tiempo para crear el marco jurídico que se requiere, y hacerlo bien y sin prisas; así mismo damos la bienvenida a la política, como factor clave para conciliar y sintetizar las ideas de todos, y llevarlas a buen puerto.

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte...

Curva invertida, ¿dólar débil?

Leer más →