Loading...
Estás aquí:  Home  >  Opinión y análisis  >  Artículo actual

La tercerización como estrategia de capitalización de la empresa

Por   /  28 marzo, 2019  /  Sin comentarios

    Print       Email

Por Abel Medina Monfort
Presidente del Comité Técnico Nacional de Finanzas Corporativas
amedinam@intercam.com.mx

En el Comité Técnico Nacional de Finanzas Corporativas del IMEF se han identificado las ventajas de la tercerización de recursos que no son centrales para la empresa, entre las que se encuentran:

  • Liberación de capital para que pueda ser invertido en proyectos más productivos. Por lo general, las inversiones en activo fijo son las más altas que tiene que realizar una empresa; muchas de estas inversiones no tienen que ver tanto con la actividad principal de la misma y por citar un ejemplo, se tiene a las oficinas administrativas o al equipo de transporte de una empresa que produce tornillos.
  • Administración concentrada en las actividades centrales de la empresa. Muchas arrendadoras proveen un servicio integral sobre los recursos arrendados, permitiendo así que la administración no tenga que preocuparse por diversos aspectos, como por el programa de mantenimiento de su flotilla de autos, o de los trámites vehiculares de los mismos.
  • Acceso a mejores recursos. Las empresas de tercerización de recursos como oficinas, arrendamiento de autos, etcétera, adquieren sus activos al mayoreo, es decir pisos completos de oficinas, flotillas gigantes de autos y otro tipo de equipo. Esto les permite trasladar parte de los ahorros obtenidos a sus clientes quienes pagan por arrendar temporalmente activos de mejor calidad que lo que podrían comprar solos con su propio capital.
  • Continua renovación de los recursos. Por lo general, los contratos de arrendamiento son por tiempo determinado por lo que, en el caso de arrendamiento de equipo, se tiene la opción de iniciar otro contrato sobre activos más nuevos. Esto permite que se pueda estar renovando el equipo, haciendo más eficiente el trabajo al mantener vigente la tecnología que utiliza la empresa.
  • Deducibilidad. Dependiendo del activo que se trate, la renta puede ser deducible al 100% en el periodo que se paga, lo cual mantiene los resultados fiscales mucho más apegados a la operación y flujo de efectivo real del negocio.
  • Mayor flexibilidad en el control de gastos. Ésta es probablemente la mayor ventaja de este tipo de modelos: Se dice que en el largo plazo todos los gastos son variables, esta frase se vuelve aún más cierta cuando el gasto fijo se trata de la renta de un activo que puede ser ajustado en el tiempo dependiendo de las necesidades de la empresa. Por ejemplo, puede haber temporadas donde alguna empresa de servicio necesite mucho espacio para personal que fue contratado para un proyecto específico, el contrato de arrendamiento que tenga con su proveedor de oficinas puede ser ajustado para satisfacer esa necesidad temporal y después regresar al tamaño original; o por el contrario, hace un par de años, la práctica profesional nos presentó el caso de una empresa proveedora de infraestructura al sector energético, que al reducir sus operaciones dramáticamente, ocasionó una contracción en su plantilla laboral. Si hubiera contado con un contrato de arrendamiento de oficinas más flexible, esto habría permitido un espacio acorde a sus nuevas necesidades, en lugar de verse obligado a mantener un alto nivel de renta, establecido originalmente en su contrato.

La desventaja de la tercerización es que en el muy largo plazo puede resultar un poco más costosa, ya que la vida útil de los activos suele ser mayor que los plazos de arrendamiento que se contratan. Para cada caso se debe realizar un análisis de las ventajas cualitativas así como de ahorros y beneficios para tomar la mejor decisión.

El Comité de Finanzas Corporativas del IMEF ha sostenido pláticas con diferentes proveedores de servicios de tercerización para diferentes tipos de recursos, lo cual ha permitido conocer y evaluar sus modelos.

En conclusión, el modelo de tercerización tiene grandes ventajas, aunque no necesariamente sea la mejor alternativa para todas las empresas, ya que dependerá del análisis de valuación de proyectos que se haga y lo que se considere como recursos estratégicos y recursos necesarios, pero no estratégicos.

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte...

¿Cómo se ve el panorama económico de cara al cierre de 2019?

Leer más →