Loading...
Estás aquí:  Home  >  Opinión y análisis  >  Artículo actual

El momento mexicano

Por   /  14 febrero, 2019  /  Sin comentarios

    Print       Email

Ninguna nación del orbe tiene asegurada su tranquilidad, salvo que sus gobiernos y sus ciudadanos actúen con la mente fría y con la lógica de su historia, para que una vez conociendo sus fortalezas y debilidades, guíen a sus países con decisiones que maximicen sus virtudes y minimicen sus pérdidas.

Ese sería el caso de un país con récord de éxitos y tal vez pocos fracasos. Sin embargo, no todos los países resuelven sus asuntos así, por el contrario, hay algunos como el nuestro, donde tomamos decisiones o peor aún, dejamos de tomarlas, por inercia o por desidia, con poca información y en la mayoría de los casos, sesgadas por orientaciones políticas, provocando que el resultado sea negativo o en el mejor de los escenarios, mediocre.

Considero que quienes formamos parte del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, coincidimos en la idea de que hoy en México tenemos a la vista retos fenomenales que afrontar y la solución requiere de todos, pero especialmente de las mentes lúcidas y lógicas de las autoridades políticas y financieras del país, para que instrumenten esas decisiones ganadoras.

Entre los muchos retos que hay en la parte financiera, la meta de crecimiento económico del actual gobierno es crecer por lo menos 4% anual. Y en ese contexto, México necesita hoy más que nunca respeto a la ley y a sus Instituciones, así como señales claras y positivas, que estén acompañadas de incentivos fáciles de instrumentar y de políticas públicas transparentes que fomenten la inversión de todos los particulares, extranjeros o nacionales, ya sean empresas grandes, medianas o pequeñas.

Por poner un ejemplo, sería altamente recomendable que el Gobierno Federal tome con seriedad, por todo lo que representa, la calificación de Fitch Ratings y proceda con determinación a darle viabilidad a Pemex, apoyando su inversión, administración y operación, cuidando que sus planes de fortalecimiento vayan en línea con la idea no solo de sanear a la paraestatal de la corrupción que le es característica, sino que redunden en acciones para fomentar su capacidad de extracción de petróleo.

Igual sería muy recomendable que nuestras autoridades aprovechen la pausa que Moody’s le otorga a Pemex, para que su idea de “ver para creer” sirva para corregir políticas que muchos piensan están equivocadas. Consecuentemente, lo que esperaríamos quienes tenemos que ver con las finanzas de las empresas, es que se manden señales claras, que la inflación se contenga, que el tipo de cambio refleje su valor real respecto a la divisa norteamericana, que el crecimiento económico refleje la calidad de las decisiones y que la población participe en un mayor grado de las rentas que genera el país, mediante su progreso material y social.

Sin duda, todo lo anterior no es fácil, pero si realmente las autoridades quieren el bienestar de la población, especialmente de los menos favorecidos, ahí está uno de los retos más importantes a superar.

Todo lo que apunto es congruente con la filosofía expresada públicamente por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas y con ello, solo quiero decir, que es nuestro propósito desear que al nuevo Gobierno Federal le vaya bien, pues si así pasa, le va bien al país y nos va bien a todos.

ARTÍCULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EN EL FINANCIERO.

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte...

Curva invertida, ¿dólar débil?

Leer más →